Lapislázuli

lapislázuli

El lapislázuli es una gema compuesta por una mezcla entre lazulita, calcita y pirita. 

Esta gema cuenta con un color azul intenso, conocido como azul ultramar, y tiene gran dureza, de entre cinco y cinco puntos y medio.

Se trata de una gema muy apreciada en el sector de la joyería desde la Antigüedad, donde se encontraba en la zona conocida como Eurasia que,en los tiempos actuales, son Asia y Europa. 

  • Colgante lapislazuli
    Colgante de lapislázuli
    Producto en oferta
    39.9549.95 IVA Incluído

Esta piedra es conocida por su vistosidad y se emplea con fines decorativos, ya que se tallan muchas figuras con este material. 

Además, con ella se fabrican en joyería cabujones, que son rocas que con una superficie pulida, circular o convexa sin facetas. 

Es una de las piedras semipreciosas de mayor antigüedad de las que se tiene referencia. 

De hecho, el significado de lapislázuli proviene del sánscrito, la lengua clásica de la India, donde era conocido como ‘rajavarta’, que se traduce como ‘rizo de rey’

Es conocido como la piedra de los faraones, ya que era una de las rocas semipreciosas más apreciadas por los mandatarios del Antiguo Egipto. 

Yacimientos de lapislázuli

Esta gema se obtenía de minas localizadas en las áreas montañosas occidentales del macizo montañoso del Hindu Kush de Afganistán.

Actualmente se sigue explotando con procedimientos bastante similares a los que se seguían hace miles de años. 

Pero esta piedra no sólo se recoge ahora en el país ubicado geográficamente en Asia del Sur, sino que también se puede encontrar en depósitos situados en Estados Unidos, concretamente en California y Colorado. 

Asimismo, se puede encontrar en Rusia, en la zona del lago Baikal; en Alemania, Canadá; al norte de Chile, Pakistán y en la antigua Birmania, ahora conocida como República de Myanmar

A su vez, esta roca cuenta con grandes beneficios a nivel místico y esotérico, dado que se dice que tiene la capacidad de abrir el tercer ojo y equilibrar el chakra de la garganta, que también es llamado Vishuddha

Quién descubrió el lapislázuli

El primer geógrafo que visitó minas en las que había lapislázuli fue el persa medieval Estakhri en el siglo X. 

En tiempos posteriores, fue la conocida arqueóloga, Georgina Herrmann, quien descubrió que había cuatro minas en Chilmark, Shaga-Darrai-Rabat-i-Paskaren, Stromby y en Sar-e-Sang.

Durante más de seis mil años, esta roca ha sido una piedra muy apreciada por los joyeros por su vistoso e intenso color azul. 

Esta gema ha mantenido su especial atractivo a lo largo de los siglos, desde los antiguos egipcios hasta convertirse a finales del siglo pasado en la piedra nacional de Chile, donde hay importantes yacimientos de esta roca. 

En la composición del lapislázuli intervienen minerales como la lazurita, conocida a su vez como azurita. 

Además, participa el silicato cálcico complejo, que es el elemento que le proporciona a esta piedra semipreciosa su característico color azul. 

Por último, interviene la calcita, que le otorga el significativo  veteado gris y blanquecino; la wollastonita y pirita, que le proporciona los reflejos dorados.

La variedad con pirita es una de las más apreciadas por los joyeros, dado que esas vetas doradas le dan a la piedra una gran vistosidad.

Dicho esto, la combinación de minerales que conforman esta piedra semipreciosa lo convierten en una roca, en lugar de ser considerado sólo como un mineral. 

Origen del lapislázuli

Como ya hemos adelantado, surgió en Afganistán y este país contaba con importantes reservas de este material, en especial en el norte del distrito de Kuran wa Munjan, que se encuentra en la provincia de Badajshán. 

Además, las primeras piezas conocidas de esta piedra, se localizaron en las tumbas reales de la dinastía fundada en la ciudad de Ur, en Mesannipada (Baja Mesopotamia), así como las piezas conocidas como el estandarte de Ur o la lira del toro barbudo. 

El comercio de esta piedra en la Antigüedad se extendió también hacia Egipto, Grecia, Roma, India, China e incluso Japón. 

Cuánto vale el lapislázuli

Los precios de la piedra lapislázuli varían según el momento en el que se quieran adquirir en el mercado y dependiendo, a su vez, de la escasez o abundancia de esta roca. 

Hay que tener cuidado a la hora de comprarlo para no hacerse con una gema falsa y así encontrar piedras de calidad. 

No hay un precio exacto para expresar cuánto cuesta esta piedra semipreciosa, porque existen una serie de franjas:

  • Grado 1: es la de más alta calidad, que tiene un precio de unos 2000 dólares por kilo. 
  • Grado 2: es el segundo más alto y su precio llega a los 1.050 dólares por kilo.
  • Lapis de primera calidad: es diferente al de grado 1, ya que su precio alcanza en este caso los 300 dólares por kilo.
  • Grado 3: su precio ronda entre los 102 y los 153 dólares por kilo.
  • Grados del 10 al 12: tiene un precio de 50 dólares y 10 dólares el kilo. 

Significado de la palabra lapislázuli

El origen etimológico de la palabra de esta gema es algo complejo. 

En primer lugar, la parte inicial del término proviene del latín lapis, que significa ‘piedra’.

Dicha raíz, se ha empleado en el español para conformar palabras como lápida o lapidar. 

Además, es un nombre o sustantivo.

En segundo lugar, y aquí es donde aparece la complejidad de la palabra, el final del término proviene de lazuli, que es la forma genitiva del latín medieval lazulum, es decir, azul. 

Este sintagma es una evolución de un término del árabe clásico, lāzaward que, a su vez, proviene del persa, lažvard, y éste del sánscrito rāja-āvárta, que significa ‘real joya’. 

Se cree que el rāja-āvárta es el origen de la palabra ‘azul’. Además, otro nombre conocido de esta piedra en sánscrito es āvárta-mani, que se traduciría como ‘joya de pirita’.

Es una gema muy valorada por los joyeros, dado que se la considera una piedra accesible en lo que apunta a su valor económico.

Se ha empleado de manera engarzada para decorar con esta piedra semipreciosa anillos, pulseras, collares, colgantes y pendientes. 

Su color azul se consideraba como un símbolo de pureza, salud, suerte y nobleza. 

Como dato curioso cabe aportar que la conocida copa, Jules Rimet, con la que se galardonaba a los ganadores de la Copa Mundial de Fútbol en las ediciones anteriores al año 1974, contaba con una base confeccionada con lapislázuli. 

El trofeo de esa edición, que fue entregado a la ahora pentacampeona Brasil, fue robado en 1983 y, desde entonces, se desconoce su paradero. 

Para qué sirve el lapislázuli

Además de ser muy valorado como material semiprecioso en joyería, cuenta con una gran fama en los ámbitos místicos y en el de la medicina. 

Se trata de una piedra de protección y manifestación. 

Propiedades místicas y esotéricas del lapislázuli

Resulta que es una piedra de protección, dado que contiene una gran cantidad de energías protectoras con las que contacta con los espíritus guardianes. 

Además, es también una piedra de manifestación, porque puede ayudar a quien la lleve a convertir sus sueños en realidad. 

Esta gema ayuda a liberar con rapidez el estrés, ya que posee una enorme serenidad y trae consigo la clave de la realización espiritual y aporta una paz profunda. 

Asimismo, reconoce el ataque, lo bloquea y lo devuelve a su origen. 

Esta piedra es, a su vez, un buen elemento para los amantes de la filosofía, los psicólogos, escritores, periodistas e incluso ejecutivos

Potencia el pensamiento crítico y se convierte en una herramienta muy útil para promover el análisis intelectual, contribuir a la resolución de problemas y a la creación de nuevas ideas.

Además, abre el chakra de la garganta, que es el que se asocia con la comunicación, por lo que fomenta la capacidad de expresarse de forma clara y honesta. 

Pero también se utiliza esta piedra para activar el centro psíquico del Tercer Ojo y así poder incrementar las habilidades psíquicas y de intuición. 

Para limpiar esta roca no se debe utilizar ni agua ni sal; su cuidado es mucho más sencillo: sólo hace falta frotarlo con una toalla suave. 

Propiedades medicinales y curativas

Los budistas en el Tíbet consideran que Sangye Menla, el buda de la medicina, obtiene su capacidad de curar a los demás a partir del uso del lapislázuli.

 De hecho, esta piedra puede tener efecto sobre una larga lista de dolencias:

  • Ayuda a erradicar los dolores de cabeza y las migrañas
  • Alivia las dolencias relacionadas con la tiroide y la garganta.
  • Contribuye a purificar la sangre de sustancias dañinas, tales como el tabaco o el alcohol.
  • Esta piedra es también buena para enfrentar enfermedades como la anemia, la epilepsia y distintas afecciones de la piel.
  • Permite conciliar el sueño de forma más fácil y ayuda a prolongar el descanso.
  • Sostener una de estas rocas podría favorecer a curar la depresión.
  • Fortalece los sistemas inmunológico, respiratorio y nervioso.
  • Cuando se coloca una de estas gemas sobre el vientre de la mujer, ayuda a que se reduzcan los calambres provocados por el ciclo menstrual
  • Posar una de estas piedras sobre los ojos inflamados permite que se alivie la hinchazón de los mismos. 
  • Desde hace siglos, el polvo de esta roca ha sido utilizado para tratar fiebres, picaduras de serpientes o animales similares e incluso problemas de circulación
  • Ayuda a que los niños que sufren síndrome de Asperger u otros indicios de déficit de atención a concentrarse con mayor facilidad. 

Dónde comprar lapislázuli auténtico

Los más antiguos yacimientos de esta piedra fueron descubiertos en Afganistán, y este sigue siendo el país con las mayores reservas mundiales de esta piedra semipreciosa y de la mayor calidad. 

No obstante, en la actualidad existen yacimientos en otros países, no sólo vecinos de Afganistán, como Pakistán, o de la zona del Sudeste Asiático, como Myanmar, sino también en África, donde se encuentran minas en Angola.

También en América del Norte con yacimientos en Canadá y Estados Unidos, además del Sur de Chile e incluso en Europa, ya que en países como Alemania, Italia y Rusia se explota este tipo de gema. 

El proceso tradicional de extracción de este mineral se mantuvo desde el período prehistórico hasta el siglo XIX. 

Ya a comienzos del siglo pasado, se empezó a utilizar dinamita en las minas para conseguir este material. 

Las minas de Sar-i-Sang, en la zona afgana del valle de Kokcha, fueron la única fuente de este material durante siglos. 

Después, se localizó un segundo yacimiento bastante más tarde en Los Andes Chilenos, en la cordillera Ovalle, por la provincia de Coquimbo, a más de 4.000 metros de altura.

Cerca del yacimiento descubierto a mediados del siglo XX en la región de Flor de los Andes, se encontró por primera vez en 1921 esta piedra con forma de punta de flecha.

Los investigadores concluyeron que esta piedra semipreciosa ya era conocida en los tiempos prehistóricos de América por los diaguitas y otras culturas precolombinas. 

Todos los yacimientos de esta piedra semipreciosa presentan el problema común de no poder ser explotados con cierta frecuencia, dado que se encuentran localizados a gran altura y la extracción de esta roca sólo se da durante la temporada de verano.

Joyas hechas con lapislázuli

Aquí puedes ver las joyas con Laspislázuli que tenemos en la Joyería. En este momento podrás encontrar este precioso colgante, con el que llevar la piedra con nosotros en todo momento.

  • Colgante lapislazuli
    Colgante de lapislázuli
    Producto en oferta
    39.9549.95 IVA Incluído

La piedra de los faraones

Fueron los egipcios quienes comenzaron a utilizar esta llamativa piedra semipreciosa de un característico azul opaco para decorar y para adornar máscaras funerarias y tumbas. 

De hecho, una de las tumbas más conocidas del Antiguo Egipto, la del faraón Tutankamon, que gobernó entre el 1336 y el 1327 a. C. 

Tutankamon fue enterrado con un emblemático ajuar del que la pieza más relevante era un icónico pectoral decorado con lapislázuli, oro, vidrio y varias joyas que rodeaban a una gema amarilla translúcida en forma de escarabajo que se situaba en el centro. 

El escarabajo se convirtió en el Antiguo Egipto en uno de los símbolos más importantes de dicha cultura, puesto que representaba al Sol naciente y simbolizaba la resurrección en una nueva vida.

A partir del descubrimiento de esta pieza de vidrio en la tumba del faraón en el año 1922, aparecieron un gran número de teorías que especulaban acerca de su origen.

 Entre las que se encontraban las que idealizaban con que ese vidrio, rodeado de esta increíble gema, había surgido a raíz de la explosión de un cometa de hielo o a partir del impacto de un meteorito. 

Fue esta última hipótesis la que al final se tomó como cierta.

El lapislázuli decoró la máscara de Tutankamon

De la misma manera, puede ser reconocido con facilidad por cualquier persona en el objeto más famoso de la historia del Antiguo Egipto, como es la emblemática máscara de Tutankamon. 

Este conocido elemento, que fue elaborado por los orfebres egipcios hacia el año 1354-1340 a. C., formaba parte del ajuar funerario de la tumba de Tutankamon, descubierta en la necrópolis egipcia del Valle de los Reyes

La máscara está compuesta por esta gema, que le da ese azul tan representativo a la obra, pero también por oro, obsidiana, cuarzo, turquesa, cornalina y vidrio. 

De hecho, el lapislázuli es cuarzo.

Tutankamon no era el único para el que se empleó el lapislázuli. Muchas joyas y elementos decorativos se conformaban a partir de esta piedra semipreciosa. 

Era bastante frecuente que la utilizasen para convertirla en amuletos, joyas y todo tipo de incrustaciones en los elementos fúnebres de las antiguas dinastías egipcias. 

En realidad, también se honró a otros mandatarios y deidades egipcias con figuras escultóricas y amuletos que contenían esta hermosa gema. 

Otros dioses honrados con  lapislázuli

Entre ellos se encontraban el dios celeste de la mitología egipcia, Horus, que además era considerado como el iniciador de dicha civilización; al padre de éste, Osiris, que fue el inventor de la agricultura y la religión. 

También se decoraron elementos en honor del conocido dios del Sol y del origen de la vida, Ra, que es el responsable del ciclo de la muerte y la resurrección; a su hija Maat, símbolo de la verdad, la justicia y la armonía cósmica. 

A su vez, se honró a Bastet, una diosa egipcia con cabeza de gato que se encargaba de proteger el Bajo Egipto y al dios Ra. 

El símbolo Tet, también llamado nudo de Isis o sangre de Isis, que representaba a la Isis, cuya influencia y culto se extendieron por todo el mundo egipcio y grecorromano, se decoró a su vez con piedra lapislázuli.

El “oro azul” de Da Vinci, Durero y Fra Angelico

Durante los siglos XII y XIII, las distintas monarquías francesas incorporaron a sus elegantes vestimentas los pigmentos extraídos del lapislázuli para otorgarles su característico color azul. 

Fue a partir de ese momento cuando este mineral se empleó para elaborar pinturas que después utilizarían los artistas en la pintura y en otras artes plásticas. 

El polvo del mineral, conocido como la lazurita o la azurita, proporcionaba a los artistas un pigmento azul, el azul ultramar, que en la Edad Media utilizaban pintores. 

De hecho, el lapislázuli llegó a ser conocido como el “oro azul” y su precio consiguió superar en más de cuatro veces el del oro, por su estabilidad y la permanencia del color en las obras.

En el Renacimiento, algunos de los pintores más importantes y reconocidos de la historia de Europa, como Leonardo da Vinci, Alberto Durero o Fra Angelico, y en la escuela cuzqueña americana, buscaron y utilizaron este mineral. 

Los artistas plásticos empleaban este tipo de piedra para fabricar los pigmentos con los que luego pintarían sus cuadros. 

Grandes obras de arte con lapislázuli

Grandes obras de la historia de la pintura contienen lapislázuli.

 Entre ellas se encuentran la Capilla Sixtina, pintada por Miguel Ángel entre 1508 y 1512, para cuyo cielo se utilizó el intenso azul de este material. 

Además, esta roca fue usada en la decoración de muebles como los que pueden observarse en el Museo del Prado (Madrid, España), en el Castillo Sforzesco (Milán, Italia), o en el Museo del Louvre (París, Francia), aunque también en colecciones privadas.

El lapis, pigmento que se extraía del lapislázuli, se utilizaba para imprimir el característico color azul de la piedra en los cuadros, en los que se empleaba para representar las capas de Cristo, los ángeles, el cielo y en especial la Virgen María. 

Los pintores hicieron uso de este costoso pigmento hasta que en 1826 J.B. Guimet descubrió un método para sintetizar y preparar un nuevo pigmento azul que se podía fabricar en grandes cantidades y que tenía un precio más bajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Piedras Preciosas Ortiz

Información adicional: Puedes encontrar información adicional y detallada sobre la protección de datos en nuestra política de privacidad